Informe BDO

 

El informe "Retos y Perspectivas de Inversión en Galicia para 2019", se presentó en el día de hoy en el Club Financiero Atlántico

El 92 % de las firmas de inversión consultadas por BDO prevé invertir en Galicia en 2019

 

 

 

Ø  El 72 % de las firmas de inversión analizó alguna operación durante 2018 

Ø  El informe señala que los sectores más atractivos para invertir son alimentación, salud y deporte, y automoción  

Ø  El estudio de BDO apunta que el 62,5 % de los encuestados considera favorables las perspectivas de crecimiento de Galicia en 2019

 

 

El 92 % de las firmas de capital privado consultadas por BDO tienen planteado invertir en el corto y medio plazo en Galicia, según se desprende del informe Retos y Perspectivas de Inversión en Galicia para 2019. Este estudio ha sido elaborado por BDO, una de las principales firmas internacionales de servicios profesionales, por segundo año consecutivo entre las entidades de Capital Privado nacionales e internacionales que operan en España.

 

El informe de BDO señala que para las empresas de private equity los sectores que más interés suscitan para invertir son: el alimentario (83 %), seguido de salud y deporte (41,6 %), que pasa en esta edición a ser uno de los sectores más atractivos, y automoción (33 %). En el otro lado de la balanza, los sectores que despiertan, en principio, menor interés son construcción, financiero y naval. De las respuestas sobre otras áreas de actividad se comprueba que, a pesar de las buenas tasas de crecimiento experimentadas por turismo y ocio, las empresas gallegas relacionadas con este mercado no están en el radar de los Private Equity. En el tramo medio las firmas de inversión señalan sectores como TIC, textil, forestal y mueble, granito y piedra natural y pesca.  

 

Entre las principales conclusiones del estudio, los inversores destacan como aspectos más positivos del tejido empresarial gallego la vocación exportadora y el alto nivel de especialización de las empresas. Ambas propuestas de valor destacan en sectores tradicionales como agroalimentación, pesca, textil, automoción, forestal, granito o naval. Se trata de actividades que todavía presentan importantes márgenes de crecimiento al estar, en algunos casos, fuertemente atomizados e insuficientemente profesionalizados y al contar aún con un gran recorrido internacional. Características que para los Private Equity resultan determinantes. 

 

Sin embargo, las dificultades de encontrar compañías que cumplan los requisitos mínimos de inversión y estén abiertas a la entrada en el capital de terceros disminuyen las oportunidades en una región con buenas perspectivas de crecimiento gracias al liderazgo de las exportaciones, con una economía diversificada y altamente especializada y con sectores tradicionales fuertes como los anteriormente citados. 

 

Así, el año pasado, solo el 4% de las firmas consultadas logró cerrar algún deal, pero el 72 % analizó alguna operación (la mitad dice haber estudiado más de una transacción).

 

Los Private Equity señalan como principales barreras de entrada: el reducido tamaño de las empresas, el atractivo de las mismas y el entendimiento con el management

 

En opinión de Jorge Montoya, socio de BDO: “Casi la totalidad de firmas de inversión planean realizar operaciones en Galicia este año. Esta ventana de oportunidad tiene que ser aprovechada por las empresas gallegas para ganar tamaño a un ritmo más acelerado que el que puedan lograr, exclusivamente, mediante crecimiento orgánico”.

 

A juicio del 32 % de las firmas consultadas por BDO, la marca Galicia sí es un factor diferencial a la hora de estudiar una eventual operación, al ser Galicia sinónimo de: internacionalización, calidad, moda, emprendimiento y buena gestión para estas firmas. Precisamente la vocación exportadora y la especialización, son los aspectos positivos que más recalcan las firmas consultadas sobre Galicia, que ocupa la segunda posición en el ranking de comunidades autónomas exportadoras en España, detrás de Navarra, y las exportaciones siguen siendo el motor de su economía, creciendo el doble de la media nacional y representando el 35,6 % de su PIB. El sector textil y sus empresas satélites, es el mayor generador de comercio exterior, seguido del sector de la automoción.

 

Pese a la privilegiada ubicación geográfica de Galicia, que le abre las puertas por vía marítima a Europa, América y Asia, los inversores no tienen una opinión del todo favorable sobre la localización. Probablemente por la falta de buenas comunicaciones por otras vías, lo que aleja a la comunidad del centro del país y, por tanto, resta competitividad. 

 

Según el informe de BDO, el tejido empresarial gallego tiene dos características bien remarcadas: el reducido tamaño de las empresas y el predominio de la empresa familiar en muchos sectores. El 96 % de las empresas gallegas son microempresas y autónomos y el 92 % son de carácter familiar. Solo el 0,3 % de las empresas (477 de las más de 200.000 en la región), presentan un resultado operativo (Ebitda) superior a 2 millones de euros, cota a partir de la cual resulta atractivo para un Capital Privado plantearse una inversión.

 

Para Pelayo Novoa, socio de BDO en Galicia: “En un mercado global, donde la competencia es cada vez mayor, el tamaño es cuestión de supervivencia. Por ello, uno de los principales objetivos de las empresas gallegas debe ser alcanzar el tamaño necesario para ser uno de los principales operadores internacionales en sus respectivos segmentos de mercado”.  Y afirma: “El tamaño de nuestras empresas en Galicia y su marcado carácter familiar, lejos de ser una limitación para las firmas de capital privado es una oportunidad, ya que indican muchas posibilidades de crecimiento, existiendo la posibilidad de consolidar distintas empresas de un mismo sector para ganar tamaño y competitividad en un mundo globalizado”.

 

A diferencia de años anteriores, cuando Galicia se encontraba en el pelotón de cabeza en el ranking de comunidades autónomas por número de operaciones realizadas, según los datos de ASCRI (la asociación del sector), en 2018 los datos del primer semestre muestran una menor actividad, no por falta de interés en la región por parte del Private Equity, sino por la dificultad de encontrar oportunidades atractivas en tamaño y en entendimiento con el management, tal y como señalan directivos de estas firmas consultadas por BDO.

 

De acuerdo con el informe, el 76 % de las firmas entrevistadas consideran que es favorable contar con apoyo de un asesor financiero para el vendedor. El 24 % lo considera imprescindible. “Una operación corporativa no es una transacción habitual para un empresario. Por ello, es fundamental estar bien acompañado en la gestión del proceso. El carácter familiar de la empresa gallega hace inevitable apoyarse en firmas como nosotros”, afirma Pelayo Novoa.

 

Perspectivas económicas para Galicia

 

Pese a un posible acercamiento del fin del ciclo económico expansivo a nivel global, las perspectivas económicas para España y Galicia son favorables de acuerdo con las firmas consultadas por BDO, ya que para el 62,5 % de estas, las perspectivas son buenas para Galicia. En comparación con otras comunidades autónomas, para el 47,8 % la situación macroeconómica gallega es mejor que en otras comunidades.

 

Jorge Montoya, socio de BDO, precisa: “El tejido empresarial gallego se caracteriza por su diversidad y especialización. Galicia sigue siendo puntera en sectores tradicionales como pesca, conserva, textil o automoción, sectores con fuerte presencia internacional y vocación exportadora, la segunda característica más valorada por las firmas de Private Equity que hemos consultado”.

 

En opinión de Pelayo Novoa, socio de BDO en Galicia: “Pese a las grandes oportunidades que ofrece Galicia, en determinados segmentos empresariales existen limitaciones a la entrada de capital externo, por lo que es importante concienciar a los directivos de las empresas sobre el papel que ofrece el capital privado como palanca de crecimiento, internacionalización y profesionalización”.

 

BDO Galicia

 

BDO ha tenido un crecimiento muy significativo en Galicia en el último año, ha duplicado la facturación del anterior ejercicio y cuenta con 15 profesionales más, con lo que la plantilla de BDO en Galicia ya asciende a un total de 35 entre las dos oficinas que tiene la firma, en Vigo y en A Coruña, está última inaugurada en 2018.

BDO en Galicia cuenta con dos socios, Pelayo Novoa y Jorge Montoya, que lideran un equipo especializado y multidisciplinar de profesionales que prestan servicios en las áreas de auditoría y assurance, asesoramiento financiero (M&A, Advisory) y outsourcing. BDO ha participado en el asesoramiento de más de una decena de grandes operaciones corporativas y en la valoración de más de 20 empresas de diferentes sectores de actividad en 2018.

Pelayo Novoa afirma: “Tenemos unas perspectivas de crecimiento muy positivas de acuerdo con el crecimiento de BDO a nivel nacional y global, estrategia con la que esperamos reforzar sobre todo el área de Advisory (M&A y asesoramiento financiero) en su conjunto y nuestra evolución en el último año refleja la consolidación de nuevas líneas de servicios para BDO en Galicia, como la de Outsourcing y Consultoría, para las que contamos con un equipo específico de profesionales. Estos resultados nos han permitido abrir una nueva sede en A Coruña, desde la que pretendemos llegar a un mayor número de clientes”.

Para Alfonso Osorio, presidente de BDO en España: “La buena marcha de nuestra firma en Galicia confirma el crecimiento sostenido de BDO, al igual que la economía gallega y de su tejido empresarial, que es la base de nuestro crecimiento a través de nuestra completa oferta de servicios de asesoramiento, nuestra especialización en sectores y mercados, y nuestra capacidad internacional que nos permite afrontar y abordar con éxito proyectos globales en más de 160 países”.

 

El presidente de BDO en España añade: “Esperamos crecer en Galicia al mismo ritmo que las previsiones para España y global, por la particular visión que ofrecen las empresas gallegas y también las perspectivas económicas para Galicia, que cuenta con una posición privilegiada en cuanto a atractivo, exportación, diversificación y especialización en distintos sectores, tal y como se desprende de nuestro estudio de previsiones de inversión para Galicia en 2019”.